Montmartre más allá de Lautrec
Conferencias y debates

Montmartre más allá de Lautrec

Montmartre es un lugar mítico en la historia del arte. No sólo por Lautrec. Antes ya dejaron allí su huella Renoir, Van Gogh o Cézanne, y fue el escenario de la mejor época de Casas y de Rusiñol, que pintaron las visiones más evocadoras del Moulin de la Galette. Ambos, además de hacer amistad con Erik Satie, que sería uno de los compositores más destacados de la vanguardia mundial del siglo XX, llevaron el espíritu de  Montmartre a la Barcelona de Els 4 Gats. Otro catalán, Josep Oller, fue decisivo en la historia de Montmartre, al fundar allí el Moulin Rouge, donde Anglada-Camarasa haría sus pinturas más brillantes, que le dieron fama mundial.

Picasso encontró también allí el camino hacia el liderato de la pintura contemporánea, y en el edificio del Bateau-Lavoir convivió con Van Dongen, Canals, Durrio, Gris, Max Jacob, Modigliani, Salmon, Sunyer, Suzanne Valadon o su hijo Maurice Utrillo, mientras otros que no vivían en el mítico taller también pasaban por allí a menudo: Apollinaire, Braque, Derain, Gargallo, Manolo, Matisse, Pichot, Rousseau, Vlaminck… Así Montmartre sería también la lumbre donde se cocinó mucho de los primeros movimientos de Vanguardia: el Fauvismo, el Cubismo y la llamada école de Paris, aquel cajón de sastre en el que se ubicaron todos aquellos pintores innovadores que no se apuntaron a una escuela concreta.

A cargo de Francesc Fontbona, doctor en Historia, miembro del Institut d'Estudis Catalans y académico de la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi.

Horarios

Miércoles 18 de marzo, a las 19 h

MÁS ACTIVIDADES DE ESTE ciclo de Humanidades